La Piedra de los Compadres

Esquipulas tiene tanta historia a cuál más emotiva y simpática, que hasta las piedras tienen su historia, este monumento natural se encuentra al norte de la ciudad y a dos kilómetros de distancia, situado exactamente donde pasa la carretera antigua de terracería que conectaba a Esquipulas con Quezaltepeque y Chiquimula. Cuenta la leyenda que dos compadres hicieron su viaje de visita, desde la Capital de Guatemala, al Santuario de Esquipulas, en tiempos ya remotos y aconteció, que el corazón de tales compadres no vibraba con la pureza que el culto al Señor demanda, e inquietos por su juventud o porque el lugar solariego y rodeado de pinares era insinuante, con el alma demasiado frágil al pecado, cayeron en la tentación y el respetable vínculo sacramental que los unía fue quebrado. El día exhalaba sus últimos suspiros para dar paso a las tinieblas de la noche, las bandadas de pájaros cantaban en busca de sus nidos, los pinos embalsamaban el ambiente al soplo de una tenue brisa pura y oxigenada; el compadre en un arrebato de amor hizo suya a la comadre en aquel lugar paradisíaco en el cual pernoctaban, ella embrujada por el instante supremo del día, consintió que los impulsos del compadre consumaran aquel pecado. Aquella pareja quedó convertida en “ LA PIEDRA DE LOS COMPADRES”.

En la actualidad este lugar es muy visitado durante el año, por indígenas de occidente del país quienes llegan a ese lugar a realizar ritos religiosos propios de su raza, queman candelas y pon a su rededor, lo cual se ha convertido en una fuente de ingresos para algunas personas que colocan ahí sus ventas de golosinas, refrescos y jugo de caña, como también para algunos transportistas que cuentan con pick-up que se parquean frente a la parroquia Santiago y se dedican a realizar l viaje de grupos de personas, a ese lugar.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

.